Archive | julio, 2014

Cuarenta y cuatro, dulces y sillas al revés

21 Jul

44s

Me ha venido a la mente, este 21 de julio, 44 años después, mi madre cocinando y yo escribiendo letras y números en un cuaderno de cuadrícula en la mesa de la cocina. “¿Un cuatro es como una silla al revés verdad mamá?”

Así es la memoria humana. Frágil cuando las cosas duelen. Certera y fuerte cuando lo recordado es dulce.

Hoy quiero imaginar un batallón de sillas al revés, en estos cuarenta y cuatro. Hoy quiero imaginar que en ellas, como mirando boca abajo desde las nubes vigilando mis pasos, están sentadas tantas personas a las que sigo queriendo, pase el tiempo que pase.

Hoy quiero imaginar y vivir. Porque no pueden ser mejor recibidos los 44 en este momento dulce que vivo.

PD. Gracias a mi madre y a quienes me hicieron imaginar mundos de sillas al revés, magias y dulzuras. Gracias a los que lo hacen posible ahora también.