Archivo | marzo, 2014

Supervivientes

6 Mar

IMG_0341

No es más duro que la vida lo que voy a hacer. Ya todos sabéis, supongo, que en nada me embarco en esta aventura efervescente que es el lanzarse a las fauces de una isla salvaje con un puñado de compañeros de la tele, del colorín y del mundo del show durante un tiempo indeterminado, sin más kit de supervivencia que tres o cuatro prendas de algodón y un cepillo de dientes.

El día que me llamaron por primera vez sentí vértigo. Creció en un segundo ese nudo que se enreda en el estómago por el miedo a lo desconocido. No voy a negar que me costó decidirme. Unos días veía un paraíso de silencios y puestas de sol y otros un desierto de hambre, sed y soledades. No voy a negar tampoco que he llorado y he reído mucho hasta decidirme.

Una noche, hablando con mi amiga Mercedes Milá, a quien siempre pregunto, como a mi familia, por tantas decisiones de la vida, me dijo “si un día te expliqué que era muy duro y que no te lo recomendaba hoy te digo ve, esto es un empujón que te da tu madre para arreglarte la vida, después de una etapa complicada” y cuando colgué, después de masticar todo lo que me habían dicho mi padre, mis hermanos, mis amigos, y algunos buenos colegas de la tele, lo vi todo claro.

No es más duro lo que voy a pasar en Honduras que lo que he pasado en algunos momentos de la vida. No es más duro que perder a gente que quieres, jóvenes, muy jóvenes y con caminos truncados por la enfermedad. No es más duro que esos momentos criminales que pasan infinidad de familias para poder salir adelante en etapas en las que no hay aliento, ni casi esperanza.

Y esa noche me sentí un privilegiado, porque Supervivientes llega en un momento perfecto emocional para mí, la vida ha remansado y apaciguado todo aquello que dolía, y en un momento económico complicado para todos.

Y el 13 de mayo, espero seguir lejos porque eso significará que todo va bien, saldrá mi Novela. Así que no había compromisos serios laborales a la vista y todo, todo, parecía alinearse en una u otra medida.

Hoy os escribo consciente de todo lo que voy a ser. Quiero reírme, disfrutar, compartir hasta la última gota de sudor, hasta la última lágrima en tierras caribeñas y vivir esta aventura como algo único que va a cambiar mi presente. Lo sé.

Sí, ya estoy en modo Superviviente y no es más duro Supervivientes que la vida.

PD. Me voy a llevar conmigo en un secreto a voces a mi vikingo, a mi madre y seguro que los gritos de todo vuestro apoyo. Espero que nos veamos muy tarde. Dejo en mi casa, al mando de la rutina de la vida y de mis cosas, a mi amigo Pablo y a mi fiel Torredearena.

(He recuperado esta foto de México, de hace tres años, para recordar toda la maravillosa luz del Caribe). Os sentiré desde Honduras. Que tengáis buena primavera.

Anuncios