Archivo | octubre, 2013

El otoño no es gris

14 Oct

otoñorojo

Me gustan los tapaculos rojos que saltan por la tapia de algún vecino cuando llega octubre, las hojas rojas del arce del jardín de mi padre, las sombras rojizas que deja la tarde en las nubes, las rojas ascuas de la chimenea en las sagradas siestas de manta y sofá de los domingos. Me gusta el otoño porque yo nunca lo he visto oscuro y triste, aunque llueva.

Nunca lo vi triste de niño porque era el mes de las mandarinas, con su color optimista, y de los preparativos de la casa para el invierno, eso siempre implicaba cambios de armarios en casa de mis padres, compras con mi madre y expectativas. Y esas sensaciones siempre son rojas, nunca grises.

Este otoño he terminado la novela. Lo más complicado ya está hecho. Ahora queda releer, corregir, diseñar e imprimir antes de nacer. Será para el inicio de la primavera. Paciencia. La protagonista de mi nueva historia tiene un diario rojo y vivo, como he visto yo siempre los otoños.

Este fin de semana del Pilar he robado esta foto en la cocina de mi hermana. Manzanas rojas en un frutero de tres pisos de loza crema. ¿Quién dijo que el otoño era gris?

PD. Estas manzanas las he hurtado virtualmente para ti, que tenías la barba roja vikinga y el corazón ardiendo.

Anuncios