Archivo | julio, 2013

Piñatas a los 43

20 Jul

43

Hace 43 años de aquel 21 de julio de 1970 en el que mi madre me trajo al mundo en Madrid. La foto de la izquierda es en el jardín de mis abuelos en el Pirineo aragonés. La de la derecha en la sierra madrileña en la que vivo.

La foto de la izquierda representa 5 años de inocencia, cuando todo era suave y dulce, cuando me despertaba con churros de azúcar en la mesa. Recuerdo las chocolatadas, las piñatas, los globos y las serpentinas que llenaban aquel jardín de mis abuelos cada vez que llegaba mi cumpleaños.

La foto de la derecha es el paso del tiempo en su justa medida, aún queda parte de inocencia pero hoy no hay piñatas, ni serpentinas y la vida, a pesar de ser maravillosa, ya no es tan dulce ni tan cándida.

Hoy no hay piñatas físicas pero me harán tartas y habrá sonrisas en ese refugio familiar que mis padres reservaron a la vida para seguir juntando a todos.

Ayer recibí de mi padre, a parte de muchas otras cosas, una caracola que se enciende y que guarda tantas cosas con alma de mi madre. Si la apoyo en mi oreja casi puedo oírla cantar. Si la huelo siento el perfume dulce de su piel.

caracolaluz

Hoy he recibido en letras de mi suegro todos los besos que Justin me hubiese dado. ¡Qué grande!

Hoy no hay piñatas de papel pero quiero seguir abriendo figuradas piñatas de vida que me hagan sonreír como a los cinco años.

PD. Mamá, tú hoy también festejas que me diste la vida. Te extraño tanto. Justin, sabes que te sigo queriendo.