Archive | diciembre, 2012

Las bolas con mensaje de Justin

4 Dic

bolasnavidadjustin

Han pasado lentos los meses desde que se fue. Han sido duros y tristes, no puedo ni quiero negar esa evidencia. Pero no hay dolor que dure con la misma intensidad eternamente, ni desorden que no se pueda recolocar.

Vuelvo a estar embarazado, como ya sabéis, la novela crece día a día. Ando borracho con mis personajes porque invaden mi presente.

Sufro la crisis como tantos españoles pero el orden, en buena medida, vuelve a llenar los espacios y los momentos. Hay flecos aún por peinar pero mi vida se va recolocando sin tantas cosas, sin ciertas riquezas, sin él…

Hoy me he levantado con el alma en rojo. Como mi libro de notas, como mi portadocumentos, como muchas de mis cosas cotidianas, como las manzanas rojas de esas bolas navideñas de Nueva York que compartíamos… porque a pesar de las ausencias, de la crisis, de este mundo despiadado y a la deriva en tantos momentos, quiero celebrar la vida cada día. Porque cuando lo hago me siento mucho mejor. E intuyo que él también desde algún lugar.

Este año mi árbol navideño es blanco y oro porque alguien me dijo que el oro atrae la fortuna que tanto necesitamos. Pero este año, no faltan junto al árbol estas dos bolas neoyorquinas. Una entera, que compramos juntos. Otra rota, porque traía mensaje dentro y Justin me pidió que rompiera. Ha pasado un año, pero no va a borrarse nunca, nunca, nunca aquella primera de tantas notas.

PD. Porque estás siempre. Con o sin bolas.