Archive | junio, 2012

Sí, quiero

28 Jun


En la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza… Todos los días de mi vida.

Hoy miro arriba, veo a mi madre acariciar la cabeza pelona de Justin con amor sereno. Hoy sigo aquí abajo, celebrando con mi hermana Laura y mi familia este 28 de junio azul, caluroso y vivo. No en vano junio siempre ha sido en mi vida azul, caluroso y vivo.

El destino quiso que este día naciesen mi hermana y mi madre, el destino quiso sellar tantas cosas este 28

Nada muere en el corazón de los que amamos.

PD. Aquí estoy, no lo olvides.

Querido Justin

18 Jun

Anoche, sin saber que habías dejado aquello, me topé en casa con tus letras. Yo también te voy a querer y voy a estar siempre. Te lo juro. Estés donde estés.

No sé cómo describir lo que has hecho en mi vida. Has convertido estos últimos años en un paraíso en el que no había tormentas. Eres, cariño, parte de mí. Eres, la razón por la que voy a seguir sonriendo mientras viva. No hemos llegado a ese importante 28 de junio, pero yo sigo aquí, con las manos tendidas, el alma al sol y el corazón abierto para que te poses cada vez que me extrañes.

Has sido todo eso que cualquiera desearía. Un hombre generoso y lleno de luz, un amante sin límites (amantes son los que aman, recuerda), un amigo dulce y protector, un ejemplo constante de todo…

Hoy siento como si una mano fría y dura hubiese hurgado en mis entrañas y arrancado de raíz, sin compasión, parte de mí. Parte de ti. Pero vendrán de nuevo las puestas de sol, los caminos por el bosque, las escapadas a Holanda, para reponer las raíces arrancadas. Pienso seguir yendo a tu tierra, pienso seguir pisando tus caminos, pienso seguir amándote siempre.

Después de estos meses que hemos campeado juntos el huracán de la vida, me enfrento a la carta más difícil de todas porque no puedo llenarte de besos la piel como querría, ni pellizcarte los carrillos para que rompas en aquellas carcajadas de pura vida, ni abrazarte hasta que duelan los músculos…

Justin, aquí está tu lado de mi cama, tu taza, tu caja de los secretos. Aquí siguen mi familia, mi realidad y mi jardín guardando tus huecos. Aquí estoy amor. Siempre. Aquí estoy. Amor.

PD. A TODOS, amigos o no, porque me habéis llenado las últimas horas con miles de mensajes de cariño y amor. Porque sé que mi madre y Justin los están disfrutando, juntos, desde algún lugar.

A mi padre, a mis hermanos, a Virginia

PD. A ti, cariño. Justin, ¿recuerdas lo que hablamos aquel día de la foto en la montaña? Eso soy y seré.