Archivo | enero, 2012

No fue un sueño

10 Ene

ny.JPG

Había nevado toda la noche en Nueva York. La mañana se levantó gris pero serena, con un aire dulzón, como de bollos en un horno. Había comprado días antes lienzos y una caja de madera bruta llena de tubos de óleo. Me levanté de puntillas, casi deslizándome por aquel parqué blanco, y salí a la calle. La vida explotaba en Manhattan a pesar de la nevada. En el taquillón del hall dejé una nota. Estaré en Central Park pintando

Todos empezamos los años, es condición inherente al ser humano, con sueños, con propósitos, con un puñado de anhelos que casi nunca acabamos cumpliendo. Unas veces por miedo, otras por falta de tiempo y muchas otras porque eran imposibles.

Yo este 12 lo he iniciado con una propuesta que sería locura cumplir pero que me llena el alma de sonrisas porque implica que hay alguien en aquel Nueva York que me sigue queriendo, que sigue estando, que late… No fue un sueño entonces, hoy sí lo sería.

Y este 12 lo continúo con una realidad que antaño fue sueño, ese libro que va creciendo en mí y que verá la luz en primavera, cuando las flores despuntan aquí y en Nueva York, bajo el sol o entre la nieve.

Que este 12 sea un año de sueños cumplidos, de locuras abordadas y de anhelos no desechados. O al menos que no dejemos de intentarlo.

(El lienzo de la foto es mío, está sobre mi cama, lo hice hace años en NY, volvió enrollado y tiene una herida en una de sus esquinas, resultado de desmontar el bastidor para no facturarlo).

PD. Gracias. Cada uno sabéis por qué.

Anuncios