Archivo | octubre, 2011

Llegó el tardío

24 Oct

 bajolalluvia.jpg

Pensé que nunca iba a llegar este año el otoño y lo ansiaba. Lo ansiaba porque me gusta sentir que cambian las estaciones, que la naturaleza fluye, que todo tiene un sentido, que camina la vida

Hoy ha llegado, por fin, y lo ha hecho con una piel plomiza y llorona. Quizá porque despedía a un optimista pipiolo de 24 años que ha dejado al planeta mudo y a tantos otros optimistas que la naturaleza y la injusticia han sepultado en distintos lugares de la tierra.

A mí no me ponen triste los días grises pero hoy lo he estado. Me pone triste la fragilidad de la vida, el temblor de un instante, la incomprensible pérdida.

Pero quiero mirar de frente, como siempre, porque esta semana ha sido positiva. Se han abierto puertas a nuevos proyectos que pronto podré contaros. Así es la vida, cosas que acaban, cosas que empiezan… Y el tardío, este otoño que ha esperado a Simoncelli para llorar, se ha instalado ya. Y ahora hay que seguir caminando bajo la lluvia.

PD. A los que siempre caminan hacia delante, haga sol o llueva…

Cayetana de Alba, nadando contra corriente

5 Oct

cayetanaalba.JPG

Hoy no se casa Lady Di, ni Grace Kelly, ni Isabel II. Hoy no hay grandes pompas ni miles de invitados reales caminando alfombras rojas para consagrar triunfos de entendible amor. Pero hoy, a pesar de todo y de todos, se casa Doña Cayetana de Alba a sus 85 años y el mundo se paraliza para observarla. Hoy el mundo mira a Sevilla. Grande. ¿No?

Siempre he creído en el amor, hasta en el amor que otros nunca entienden. Siempre he creído en esas mujeres y en esos hombres que luchan contra viento y marea por aquello que creen y lo hacen con libertad, sin dañar al que empuña el arma de la crítica sin sentimiento.

Hoy veo con emoción, no sólo periodística, como la mujer, aquella mujer que ha vivido hasta hacer hervir la última gota de su noble sangre, vuelve a prometer amor eterno, con 85 años, a su amado. ¿Hay mejor manera de demostrar al mundo que uno siente?

Chapó por Doña Cayetana. Porque hoy me hace volver a admirarla. Hoy más que nunca, porque nada me gusta más que las personas que nadan contra corriente con el único objetivo de ser felices.

PD. Para todos los que luchan por amor. En este blog somos tantos…