Archivo | julio, 2011

Cuarenta y 1

21 Jul

 41.jpg

Entonces no había penas porque la inocencia sólo se viste de sonrisas.

Hoy, algunas de esas penas pesan como piedras medianas en los bolsillos infantiles, pero más pesan las sonrisas, los presentes, la vida. Por ella camino…

PD. Mamá sé que sigues estando. Yo, lo sabes, sigo mirando el mundo con los ojos del alma de ese enano de bermudas en blanco y rodillas peladas.

Anuncios