Archivo | marzo, 2011

Locas primaveras

23 Mar

 azucar.jpg

Me ha mandado un fan twittero hoy esta foto. Dice que bajaba a por azúcar para el café porque se había quedado sin ella. Y que si fuéramos vecinos habría pasado a pedírmela desnudo y en zapatillas. Tiene su gracia, ¿no?

Me gusta que me vean dulce e incluso comestible porque no siempre soy el mordaz que aparece por la tele al que nada le convence y todo tiene un pero. Será que soy como la primavera, esperado y dulzón pero provocador de alergias y estornudos. Me gusta ser así, no soporto lo lineal, lo aburrido, lo establecido, lo convencional… cada día me aburre más lo que nunca cambia, lo que no evoluciona, aquello que nos hace perder la capacidad de sorpresa.

Me gustan los locos que imaginan para que otros disfruten. Como el autor de esta foto que ha conseguido que hoy sonría a toda mandíbula. Me gustan las primaveras que explotan de repente y que consiguen que hasta un día de lluvia tenga un punto de color.

Hoy ese color estaba en estos paquetes de azúcar, en una charla alocada en una red social con un tipo divertido que sabe hacer reír a quien admira y en las flores rosas de los prunos que estallaron este fin de semana en mi jardín y hoy, a pesar de la lluvia, seguían gritando locas primaveras.

PD. Gracias por seguirme Mario Armario, y por los besotes, fan. Nada dejes de hacer si lo deseas Susana. Soy un brujo de buen rollo Inma. Pinto bonito Kenia porque tengo buenos lienzos, los que extendéis vosotros. Mumu ¿no estarás embarazada? Trixie ¿ves a Pablo bajo esos dedos? Camila Parker ya nos contará la sonada boda que llega en tierras inglesas. Me gusta que me veas transparente Pinocho. Laura empeñarnos en la felicidad no es mal oficio. Lobezno ¿qué bebes por las noches hijo? Mercedes hazme un bizcocho con amor. Ya escribo libros Franja. Sólo falta el tiempo de pulirlos. Tiempo sin verte por aquí Cristina Naranjo. Bienvenido Abogado Marbella, ¿qué amigo te remondó el blog? Bienvenida también tú Julia. Me alegra el reencuentro de tus amigos Ignacio. Pronto llegarán las Joyas que anhelas Toñi. (Por cierto Rubens, ni hablar a lo de las visas ajenas y las compras. Menudo peligro tenéis).

Sue sé que no te has ido. Puedo notar tus huellas aún cuando andas descalza entre los charcos.

Pablo L no sueñes que te dibujo vida en el cuello como dices. Sueña que a veces es posible, sin más.

Pinceles de ternura

2 Mar

 caricia1.jpg

He soñado que la cama era pequeña, minúscula. Que la resaca, como termita despiadada, me comía la lucidez y la cordura. He soñado que el mundo se acababa al llegar el alba. Pero nada importaba porque tú estabas ahí y tus dedos dibujaban mis orejas, mis ojos, los contornos de mi barba, mis labios, mis patillas…

A veces soñamos lo que nos da miedo vivir o lo que nos gustaría vivir y nunca sucede. A veces los sueños nos mueven a otros mundos que intuimos más lejanos de lo que realmente están. Todo es cuestión de empeñarse en vivir lo que anhelamos para que nunca podamos reprocharnos que algo se fue, como los sueños, cuando despuntó la mañana.

Yo me he dado cuento estos días cuando al despertar la cama seguía siendo pequeña, la resaca termita despiadada… pero estaban tus dedos, pinceles de ternura, dibujando la vida en mi piel.

PD. Kenia te espero pronto con tus joyas de vida. Marie un beso de mi poniente a tu levante. Vivir primaveras cuando llegan, gran consejo Laura. ¿Qué señala la brújula Susana? Y me encanta emocionar con ellas, con las letras, Ángela. Trixie ¿Pablo L está poniente? Eso ¿cómo se guisa? Me gusta que te asomes, aunque estés sin tiempo, Ignacio. Dormir nunca es malo Sonia, te deja la piel como a un niño. Si dijeras quién eres igual entendería más tus mensajes. Ya poco tiempo tengo para acertijos. Te encantará París Raquel. ¿Qué momento te acompaña Luisete? Me gusta ese vivir sin prisas Velvetina. Volverán las Joyas Franja.

Mercedes, se rend à Paris sans nous dire? Ne pardonne pas.

“Montes te mando un kilo de corazones, rosas rojas para aburrir, bombones, fresas sin chocolate, besoss, abrazaos, mimos y de todooooo. Porque te quieroooo.” Pablo L ¿todo esto me mandas por San Valentín? Tú siempre subes hasta donde poder vigilarme y protegerme. No me queda ya ninguna duda de que serás el mejor centinela de mis murallas.