Archive | enero, 2011

Abriendo muros

23 Ene

 la_foto-2.jpg

Llevo días soñando con alguien que oculta sus ojos bajo opacos cristales. Mi mano, como de plomo, intenta estirarse perezosa sobre ese rostro para arrancarle negritudes y permitir que sus ojos vean la luz. Pero acaba el sueño sin éxito.

Llevo días pensando que hay muros que se pueden derribar aunque muchas veces es necesario una mano cómplice que empuje la pereza de las nuestras.

Cuando esa mano llega de alguien que te lee pero nunca te ha sentido respirar, te observa pero nunca ha sabido a qué huelen tus abrazos, te sigue aunque no haya sabido rozarte la piel con un beso, la complicidad se multiplica hasta hacerse puerta en el más rígido de los muros.

Este fin de semana el sueño se ha resuelto. La ilusión ha diluido el plomo que amansaba mi mano y he podido llegar hasta tus gafas y descubrir tu mirada. Es cierto lo que dijiste al mirarme. En todo muro puede hacerse una puerta.

Alejandro, gracias por regalarme tu mirada y tu filosofía.

PD. Perséfone yo también te mando magias e ilusiones para este 11. A ti suerte laboral DM. Gracias siempre María R. Fuerza y tesón para ti Kenia para seguir abriendo el muro del dolor. Me gusta tu aventura sin propósitos Agatha Blue*. Hay quereres que se intuyen Susana. Otro abrazo inmenso para ti mariete. ¿Cómo va la espalda Mercedes? No te pondrías a ordenar la Acrópolis ¿no? Feliz caminar Ángela. Un 11 exitoso para ti también Jorge Caler. Sabes que siempre sonrío Raquel. Yo también lo dudo, Dudo mucho… Qué delicia reencontrarte Luisete. ¿Un yogurín griego Franja? Ja! Creo que Pablo los prefiere maduros. Gracias por tu Don Mendo particular Dejó Melchor. Un beso bailón mumu. Laura si estás te enterarás. Me encanta que vuelvas Nerea_bcn. Trixie cuidado con los polvos mágicos. Vaya fiestas gastronónicas te pegas para ver GH Inicio de frase. Todo vuelve a la normalidad un día Toñi. Siempre endulza leerte Velvetina.

Así que te gustan mis huevos Pablo L. Lo imaginaba.

El 11

3 Ene

huevos11.JPG

Tiene que ser un buen año el que empieza a caminar el 1 del 1 del doble 1. Así lo quiero pensar. El otro día una amiga me daba huevos de sus gallinas, expuestos casi como joyas en sus hueveras portátiles y sellados con un corazón escrito a pulso.

Hoy he quitado uno para seguir pensando en 11. Me gusta el número, me gustan los inicios, me gusta estrenar agenda, me recuerda el olor infantil de los lápices nuevos, el del papel de los cuadernos vírgenes.

Me gusta estrenar libros, propósitos, ideas, sueños… Todo lo que se cierra para empezar de nuevo tiene algo de renovador, de fresco y de estimulante. Hasta de excitante. Así estoy esta semana.

Voy a aprovechar estos días nuevos del 11 para no perder ni un sueño, para seguir creyendo que este año nos va a sonreír mucho. Si se cumplen los vuestros también sonreiré.

PD. A todos, sin excepciones, feliz 11! A los de siempre, con todo mi cariño; a los de nunca, con sentido del humor.