Archive | agosto, 2010

Cuando me miras

24 Ago

mojos.jpg

No hizo falta que tus labios pintaran palabras, no fue necesario un papel clandestino filtrado en un bolsillo para que me contases tus secretos. Bastó con mirarnos y todo lo supimos.

Hay lenguajes que no manejan palabras pero que pueden expresar mundos. Pasa pocas veces pero cuando llega uno entiende que no debe dejar escapar a quien los porta. Estos días me he encontrado de frente con alguien que sólo con mirarme está bebiendo de mí y tendiendo sus aguas para que yo beba con él.

“Lo que a la mayoría de personas les lleva años, contigo es mirarnos una vez y sabemos perfectamente lo que piensa el otro. Te admiro en todos los sentidos”. Así reza uno de sus mensajes.

Hay ojos que miran más allá de otros ojos. Me siento así, traspasado, calado por otros ojos hasta unos rincones del alma que aún estaban por explorar, sabiéndome desnudo pero sin miedo a la desnudez.

PD. Sigo Sin tiempos pero buceo en vuestras letras cada noche. No lo dudéis. Hoy la posdata es para quien escribe ese mensaje infinito lleno de sentimientos. Gracias J.

Sin tiempo

2 Ago

 13.JPG

Ando estos días metido, ya lo sabéis, en una Escuela de Verano que me ha devuelto a un pasado que nunca se borra. Desde el primer día que pisé Las Joyas de la Corona, con esos doce jóvenes a los que debemos instruir en la vida, han vuelto de golpe a la memoria mis veranos de los veinte años.

He recordado a mis maestros del colegio, a los monitores de aquellas excursiones de los 80, los veranos de libertad en la sierra en la que ahora vivo. Y más que nunca he recordado lo que era vivir sin tiempos porque el reloj no marcaba más que las horas de comer, ni siquiera las del sueño.

Hoy ando también sin tiempo, pero por su falta, restando horas a mi sueño para vivir los sueños de otros, de estos doce chicos que me observan cada mañana cuando llego a la mansión que los aloja. Y estoy encantado, agradecido a Zeppelin y a Telecinco y feliz. Tremendamente feliz.

PD. No me reprochéis que escriba poco porque estos días es complicado encontrar un momento de mis noches para dejaros unas palabras. Os leo, eso siempre, y aunque no me gusta a veces todo lo que se dice en el blog entiendo la Sin censura que lo bautiza. Todo pasa. Siempre. Y queda lo que debe quedar. Yo elijo estos días disfrutar de todo lo que queda escrito en la piel del alma. Camino ya en los estrenados 40 lleno de sueños que vivo día a día.

Gracias a los que estáis y sois en mi vida, porque me hacéis seguir sonriendo. También a los que compartisteis conmigo esa noche de mis 40, preludio de mi entrada a esta aventura televisiva que me deja sin tiempos.

Felicidades Mercedes este 2 de agosto. Bolera gracias por abrirme siempre el corazón cuando hablas de mi madre y por esas rosas que cortas de tu jardín para que perfumen las fotos de ella. Pablo, hermana Laura, en vosotros centro hoy mi posdata para que la hagáis extensible a todos. Todos.