Archive | agosto, 2009

La vida a mordiscos

26 Ago

img_21531.JPG 

Es curioso. Esta semana dos amigos muy distintos me decían cosas muy similares. “Estamos aquí un minuto joder, vamos a comérnoslo”. “Me duele haberme perdido tantas cosas, no perdamos más tiempo”. Hace unos años, cuando murió mi madre, decidí que me comería la vida a mordiscos. Sintiendo más que pensando. En ello estoy.

Semana final de verano para muchos. En breve volverán los proyectos de televisión, la nueva temporada de radio y la rutina. Estos días, mientras, he terminado aquello que latía en mi cajón y que iba cogiendo forma así que espero que algún día podáis leerlo. Será sin duda más que una novela, será parte de mí porque llevo años desnudándome para otros y comiéndome la vida sin dejar miga.

Con ese espíritu me tumbé hace poco a escuchar a un amigo en su jardín serrano. Con ese espíritu acudí al fútbol el lunes (el Real Madrid metió cuatro golazos al Rosenborg noruego en el Trofeo Bernabeu) celebrando el cumpleaños de Moncho Moreno. No iba al Bernabeu desde niño, cuando me llevaba mi padre. Y volví entre dos Moreno Grosso, Julio y Moncho, para seguir mordiendo la vida. Para sentir, para saber que quiero engullir todo lo que me importa.

Hoy desayuno esas paraguayas que mi querida Mercedes Milá ha cortado de sus frutales. Eso también son mordiscos de vida. Como esta foto en la que Moncho y yo volvemos a ser algo de lo que fuimos. No sólo muerde mi oreja, muerde mi VIDA.

PD. Yo no recuerdo veranos no azules Laura. Mercedes está siendo feliz y sereno. Quique si anunciase todo lo que hago estaría perdido. ¿Cómo va la rutina de nuevo Susana? Me gustaría haberte visto sobre tu ciclomotor adolescente Kenia. Edu rendido… gracias por volver de cuando en cuando. GH11 empieza en breve. Perséfone ánimo, es bueno volver a empezar. Hay huecos que los amigos llenan siempre Valle de Luz. Sé que me prefieres a mí rafa. Pronto te daré una sorpresa de más luxe. Es divertida la cuchipandi FranJa. Gracias Pinocho por beber mis dulzuras.

Vasco gracias por pensar en mí en tus desvelos amigo. Era muy buena la fotógrafa Yasminatrapecista, cuánto tiempo sin leerte. Nos veremos en las fiestas y en la pura vida Marisol del Real.
Pablo L si me encontraste leyendo en tu jardín igual no fue un sueño.

Cachorro sois otros los que me hacéis grande. Y me encanta.
Carlos M yo tampoco pienso olvidar ni un instante. Ni en los que aflora una lágrima ni en los que explotan las risas. Los guardo todos.
 

Agostos de vinos, sonrisas y amigos

20 Ago

img_20581.JPG

No recuerdo un verano sin excursiones, comilonas y complicidades con la cuchipandi de la Sierra (como alguien nos bautizó hace siglos). Será porque no entiendo el verano sin recuerdos. Será porque no concibo los recuerdos sin amigos.

Veintiocho veranos después de la ausencia de Moncho, ese compi de pupitre que casualidades del destino estaba tan cerca que podíamos tocarnos sin saberlo, quizá hasta lo hacíamos inconscientemente, esta semana parte de la cuchipandi (Luli Grandes, Mónica Insúa, Laura Montes, Marisol Del Real y el menda) junto con los hermanos Moncho y Julio, hijos del añorado Moreno Grosso, nos embarcamos camino a Carbonero el Mayor en Segovia. Allí disfrutaba en su día Ramón padre. Y allí, cobijados por los recuerdos, Santi nos abrió las puertas de su casa, Los Mellizos, para llenar la mesa de cordero, cochinillo, vino y sonrisas. Casualidades del destino de nuevo, Santi, artífice de esa cocina segoviana de escándalo, es oyente mío “¿tú eres Nacho Montes? Qué alegría me acabas de dar”. (Gracias Santi por tanta hospitalidad).

A menudo estos momentos sencillos de vino, sonrisas y mesas compartidas son los que forjan el destino de los amigos. Yo sé que no podría vivir sin ellos o que sería más difícil hacerlo.

Mientras, en tierras germanas, el objetivo de la cámara de alguien a quien extraño campa loco capturando momentos que un día serán arte.

Agosto va cumpliéndose. Nosotros nos mecemos en su rutina.

(La foto, con mi idolatrada Luli Grandes, pertenece a esa comida).

PD. Cuando 30 años después todo parece estar como quedó un día, Mercedes, es que los amigos son de verdad. Me gusta revolucionarte los sentimientos Kenia. Yo también me acordaré de tus letras Perséfone aunque estos días no las pulses. Hay pellizcos que sólo pueden ser tiernos Laura. No siempre hay que vivir de recuerdos FranJa pero tenerlos presentes es bueno para el alma. Pues cuenta lo que piensas Quique, no creo que nadie se asombre a estas alturas del blog. ¿Rafa te pone más JJ que yo? Me alegra tu vuelta Yil. Lujo es que vosotros estéis aquí Ángela. La Navidad está encima Susana, verás como pasa volado el tiempo. No tema princesa Letizia, todo está en orden en la radio. Mumu no te cortes mujer que no muerdo, vaya solo o en manada. ¿Por qué balas Norit?

Pinocho me matarás con tus letras “¿Sabes Rendido? Creí verte bañándote allá en la lejanía. Pero no, era sólo el reflejo de mi sonrisa al pensar por un instante en ti”.

Pablo L busca y encontrarás. Disfruta de estos días serranos. Seguro que noto tu presencia. Yo, cordera, habrás visto que aún ausente estás presente. Paquita Corleone te regalo parte de mí, amiga. Porque amigo es el que comparte la belleza.

Carlos M me gusta que sientas algo increíble cuando desnudan tu alma. No imaginas lo que siente el que la desnuda.

El alma de los pupitres

13 Ago

pupitres.jpg

Hay amigos de infancia que siguen tus pasos año a año y otros que un día, cuestiones del azar, se diluyen en el camino dejando ausencias. Esta semana he redescubierto a un compañero de pupitre, tizas, plumieres y mañanas eternas en un aula ya lejana. Han pasado veintiocho años y ninguno de los dos sabíamos que el mundo era tan pequeño y que estábamos tan cerca.

A veces la memoria, da igual la edad, tiene caprichosas lagunas. A veces en esas lagunas se esconden sentimientos que estaban tan cerrados que cuando se abren pellizcan. A veces no nos damos cuenta de lo que perdemos porque no sabemos que lo perdemos.

Pero ahora es tiempo de recuperar. Estos días, ausente en mi blog, he revivido parte de mi infancia. He recuperado el alma de mi pupitre. De golpe he comido en la casa serrana de ese compañero, he conocido a su familia, hemos dormido juntos y la piel seguía oliendo a amistad. A menudo el tiempo no consigue borrar lo que ya era legible, escrito en algún lugar de la memoria.

Creo que no sabría explicar con palabras todo lo que hemos hablado y sentido estas últimas horas. Pero muchos de vosotros me conocéis ya, sin conocerme, y sabréis ponerle sentido a este momento.

A quien viaja: sigo portando el reloj sin tiempo, esperando ansioso el regreso.

PD. Susana si no siguieseis dando cuerda no sería lo mismo. Sé Perséfone que os sabe a poco cuando me retraso pero hay épocas en que es inevitable. Vosotras también sois esencia pura Kenia, por eso todo toma sentido en el blog. Mumu aprovecha la pereza que en dos días te devuelven la rutina. Mercedes me gusta lo del “revoloteo”, implica vivir. Todo va FranJa. Hay manos rafa que no tienen nombre pero portan tiempos. Hay que ponerse lo que a uno le gusta “contra viento y marea” MARI. Gracias Laura por lo de “muy pasional, muy Montes”. No sé separarlo. Ya conté Quique, me gusta que interpretéis. Gracia Valle de luz por entender la ironía y las ternuras. ¿Derecho a algo Ignacio? Explícamelo. Sé que nunca te has ido del blog Astrágalo.

Pablo L la literatura sin realidad es menos literatura. Tú lo sabes bien.

Carlos M hay canallas que sudan sentimientos. 

Un reloj sin tiempo

4 Ago

el_tiempo_es_arena_en_mis_manos.jpg 

Alguien me ha regalado estos días sus horas. No sólo las que pasa conmigo, también esas en las que uno piensa en quien no está y la mente vuela, el corazón se acalora y la sangre pide más venas para correr más deprisa porque todo importa.

Mis horas se han convertido en un torrente sin presas, sin compuertas, libre. Y cuando estás lejos, en un enano con pies de cemento. En un reloj sin tiempo. Crece agosto, sin prisa, cansino, perezoso, recordándome que caminas por algún lugar, que quizá hoy vuelvas a rozar la piel de mi noche.

Ya he puesto en mi muñeca ese reloj sin tiempo que quiero que marque cada sentido contigo. No importa si las horas son más horas, si los días son más días. No necesito números en ese reloj, tan sólo necesito que le sigas dando cuerda de cuando en cuando, que dejes pasar mis arenas entre tus dedos. Mientras viajas sigo aquí, en un lugar del jardín que sólo tú y yo conocemos.

PD. Mumu, Susana, Perséfone, Kenia, Mercedes, Laura, Pablo L gracias por vuestras charlas eternas. Mercedes felicidades con retraso. Dinamita voy encantado hacia la cuarentena. Me llegan tus deseos Ángela. Quique gracias por lo de guapete, a ciertas edades se agradece más aún. Astrágalo no amenaces con volver al blog, vuelve sin más. Hay sangres que lo dicen todo rafa.

A mí me gustaron tus deseos materializados en tus oros Paola Santoni, lo sabes bien. Vasco te espero cuando quieras.

Yo, aunque algunos no te entiendan sigues siendo mi incorregible. Así es la vida. Quizá deberías mostrar las ternuras que también tienes. Pablo L te esperé pero el miedo te venció.

Laura Montes hay quereres que son raíces de vida. Y de por vida.